¿Qué es la amaxofobia?

Amaxofobia es la fobia o miedo a conducir un vehículo; puede deberse, por ejemplo, a
la inseguridad, a la participación de seres queridos en accidentes o a cualquier tipo de
recuerdo doloroso relacionado. A menudo se manifiesta en verdaderos ataques de pánico y diversos individuos que padecen de amaxofobia se quejan de ansiedad y agitación en los días u horas que tienen que conducir un vehículo.


Puede presentarse en distintos grados, hasta el extremo en que esta fobia afecta la vida
social del individuo
; por ejemplo, evitando salir si no hay alternativas de transporte. Esto
puede afectarle profesionalmente, debido a los problemas que le ocasiona el no poder
trasladarse. Clínicamente, es catalogada como fobia específica o trastorno de ansiedad causado por un miedo irracional a la exposición de objetos o situaciones específicas.

Factores que originan el miedo a conducir

1-Conductores noveles o conductores con pérdida de habilidades por
edad:

  • Enseñanza inadecuada.
  • Trastornos de ansiedad.
  • Déficit de autoestima.
  • Críticas denigratorias y descalificativas.

2-Sufrir un ataque de pánico mientras se conduce:

  • Estrés y ansiedad.
  • Asociación conducción-miedo.

3- Personas con estrés post-traumático:

  • Han sufrido accidentes de tráfico o alguien cercano a ellos.
  • Han presenciado accidentes de tráfico.

A continuación un reportaje muy interesante de la amaxofobia en España.

Proceso de adquisición de la amaxofobia

¿Cómo surge? ¿Por qué sucede? Según expertos, se inicia, en general, con una aguda crisis de ansiedad (a veces un ataque de pánico) mientras se está conduciendo. La persona que tiene esta experiencia negativa experimenta una falta de control peligrosa que puede ir acompañada de una serie de pensamientos catastrofistas, y de un fuerte temor ante la posibilidad de que la crisis se repita o que se produzca un accidente de tráfico.

También puede aparecer poco a poco, o empezar a tener miedo a conducir en condiciones adversas como la lluvia o la nieve. Incluso se puede empezar por experimentar miedo a conducir de noche. Además, este tipo de situaciones acarrean para la persona que las sufre pensamientos y sentimientos negativos hacia sí mismo del tipo: “todos pueden conducir menos yo”, “soy peor que los demás”, “no valgo para nada”, etc. Dichos pensamientos merman la autoestima y refuerzan el miedo a conducir y la ansiedad. Cuando se ha experimentado la primera crisis, también es posible que al volver a conducir por la misma zona o por una carretera similar, surja inseguridad, una gran inquietud y ansiedad, que cada vez se hace más difícil de soportar.

Llegados a este punto, las personas que sufren amaxofobia, por norma general acaban por restringir las carreteras por las que circulan o incluso dejan de conducir indefinidamente para evitar el miedo que les produce.

La capacidad de asustarse de un conductor, es el resultado de factores personales y del
entorno familiar y social
. Los factores personales, que más influyen en la intensidad del miedo a la conducción son:

  • El nivel de ansiedad y el desarrollo de trastornos psicológicos relacionados.
  • El grado de autoeficiencia y de autoestima.
  • La edad de inicio a la conducción.
  • La necesidad de conducir.

Si además, en las primeras experiencias como conductor se producen estos sucesos es
más probable sufrir de amaxofobia:

  • Aprendizajes inadecuados que impidan resolver situaciones cotidianas de tráfico.
  • Sobre exigencia, por pretender alcanzar un comportamiento de experto sin la
    experiencia suficiente. Actitud que conlleva el aceptar situaciones para las que no se
    está preparado, en consecuencia se experimentan sentimientos de incapacidad.
  • Inseguridad en uno mismo, que transforma nuestra percepción, las situaciones fáciles
    se viven con dificultades aumentando así la sensación de incompetencia.
  • Los accidentes de tráfico, que en función de su gravedad, pueden aparecer secuelas
    psíquicas en la persona, que le “obliguen” al abandono del tráfico.

Podemos citar dos causas principales por las que podemos llegar a tener amaxofobia:

  • La urgencia por emular a los conductores expertos termina por provocar un
    sentimiento de fracaso y el manejo inadecuado del vehículo, en las personas con poco
    experiencia y baja autoestima.
  • Las “regañinas”, las críticas, los sustos, etc., terminan convirtiendo la conducción en una vivencia estresante. Esta asociación (entre conducir y estrés) lleva a que el hecho de
    sentarse al volante produzca el estado de ansiedad antes, incluso, de incorporarse al
    tráfico. Algunas personas manifiestan que la inquietud aparece con solo pensar en la
    posibilidad de tener que conducir.

Una persona que tenga amaxofobia tiende a confirmar su expectativa de manera que sucesos en los que no interviene son interpretados como consecuencia de su propia
actuación.
Por ejemplo, las personas ansiosas, con miedo a conducir, es habitual que piensen que cualquier “pitido” que se oiga está destinado a su persona.

Cada situación conflictiva, cada error ajeno, los sucesos que no comprende tenderá a
verlos como peligrosos. Vivirá el comportamiento de los otros conductores como una
agresión a su persona y efectuará maniobras evasivas, en general injustificadas, que por su inseguridad terminan provocando situaciones de riesgo.

Es frecuente que el miedo a conducir se extienda al hecho de ir en vehículos conducidos por otras personas. Porque, sin querer, proyectamos nuestra inseguridad a los otros conductores, infiriendo que asumen riesgos por el hecho de que uno mismo no se atrevería. En especial cuando la conducción del otro se considera agresiva o muy rápida.

Situaciones comunes que producen fobia a conducir

  • Circulación en puentes: visualizan caídas
  • Circulación en túneles: creen que se quedan encerrados
  • Circulación en vías rápidas: creen que le van a impactar
  • Curvas muy cerradas: miedo a que se vuelque el coche
  • Vías con muro de separación: voy a chocar con el muro
  • Estacionamiento: percepción de que molestan al aparcar
  • Grandes bajadas en puerto de montaña
  • Circulación con mucho tráfico: vehículos de grandes dimensiones
  • Climatología

Túneles

Una persona con fobia a la conducción tiende a ver como se estrecha la calzada y tiene
la sensación de que el túnel nunca se va a acabar. Además, es común que pierda
velocidad obstruyendo la circulación.
En estos casos debe plantearse la siguiente afirmación: “en los túneles no se estrechan los
carriles y tienen fin”.
Otra técnica que funciona muy bien, es contar el tiempo que tarda en atravesarse el
túnel centrándose en el tráfico y la calzada.

Cuesta abajo

Las cuestas abajo son una de las situaciones que más asustan a las personas con
amaxofobia, ya que tienen una doble sensación:
– Que la cuesta va aumentando su ángulo de inclinación.
– Que la velocidad del vehículo aumenta indiscriminadamente.
Esto se traduce en los siguientes pensamientos:
¡Me caigo!
¡El coche va solo!
¡No podré parar!
¡Perderé el control del vehículo!
¡Tengo que parar!
En estos casos hay que evitar frenar bruscamente y centrarse en el carril.
Una técnica que ayuda mucho en estos casos, es ir de acompañante y anotar los
siguientes datos referentes a la pendiente:
– Grado de inclinación en una escala de 1 a 5
– Velocidad en km/h
– Longitud de la pendiente.
– Tiempo.
Posteriormente debe realizar el mismo recorrido como conductor y que el acompañante
anote los mismos datos para que valore las diferencias y sepa cómo reaccionar.



Cómo enfrentarnos al miedo a conducir

Puede que tras sacarte el carnet y emprender tu primer viaje en solitario, que tras haber tenido un susto en la carretera, después de haberte visto implicado en un accidente de tráfico, o incluso sin motivo aparente, puede que notes en algún momento que te cuesta ponerte al volante, que te da miedo, que te agobia y que te bloqueas. Si es tu caso, sufres un trastorno llamado amaxofobia, el cual es más común de lo que se cree en nuestro país.

La razón principal por la cual no se supera este miedo o fobia, es la evitación. Frente el miedo ante algo (en este caso conducir), la respuesta más inmediata es evitar la situación.

Además, el hecho de evitar la situación, hace que la persona se sienta aliviada al alejarse de los estímulos negativos que le generan ansiedad, lo que provoca que se
refuerce y perpetúe esta conducta.


Por este motivo, las terapias que se emplean para superar el miedo a conducir, buscan el
efecto contrario, que la persona se exponga a su miedo, y tenga que enfrentarse a ello.
Con el tiempo, la persona que sufre de amaxofobia se dará cuenta de que los pensamientos tan negativos y catastróficos que tiene acerca de conducir no son para
tanto
.
En el siguiente video se explica la forma de superar el miedo a conducir, enfrentándose
al problema:

En el siguiente vídeo, mostramos el testimonio de Sonia y de cómo ha logrado superar el miedo a conducir asistiendo a clases con una profesora experta en el tema.

Tipos de amaxofobia que existen

Diferentes tipos de amaxofobia según su forma de aparición. La amaxofobia es un problema más común de lo que pensamos en nuestra sociedad hoy en día. Si atendemos al momento de la aparición del trastorno, los afectados podrían dividirse en tres grupos; a grandes rasgos, son estos:

1. CONDUCTORES NOVELES: es muy común que los conductores con menos de dos años de experiencia experimenten estrés al enfrentarse en solitario al tráfico. Algunos incluso acaban por abandonar la conducción.

2. CONDUCTORES CON EXPERIENCIA: son personas que tras algunos años de experiencia empiezan a sufrir episodios de ansiedad al volante, principalmente por autopistas o autovías, sin presentar antecedentes similares. Puede ser debido al estrés personal o laboral.

3. CONDUCTORES QUE HAN TENIDO UNA EXPERIENCIA TRAUMÁTICA: aquí podemos estar hablando tanto de aquellos conductores que han sufrido un accidente en su propia piel o de aquellos que han vivido las consecuencias del accidente de un familiar o allegado. En este tipo de conductor, encontrarse con una situación parecida a la del accidente desencadena ansiedad de forma muy intensa.

No es fácil saber con exactitud cuántas personas podrían convivir con esta fobia, por no haber muchos estudios en la materia. Fundación MAPFRE elaboró uno en 2.005, con 1.500 encuestados, que explicaba que “un tercio de los conductores sufre en algún momento, en mayor o menor medida, temor a ponerse al volante”. Este informe, que señala que el miedo nace para la mayoría de “la manera de conducir del resto de usuarios de la vía pública”, incluye en ese porcentaje al 18% de automovilistas que “sienten un miedo paralizante”.

• (AMAXOFOBIA) PRIMARIA: Se da en la adolescencia, época en la que, usualmente, se aprende a conducir. Sin ningún antecedente traumático la persona comienza a tener miedo a montarse en el vehículo.

• (AMAXOFOBIA) SECUNDARIA: Aparece en individuos que han tenido accidentes de tráfico. Aunque también se da en quienes han presenciado un accidente, o en los que han sido oyentes de una explícita narración de este tipo de hechos.

• (AMAXOFOBIA) CONCURRENTE: Es la que forma parte de los síntomas de otra enfermedad. Es muy común que se dé en los pacientes que sufren trastornos de pánico.

• (AMAXOFOBIA) EN PACIENTES OBSESIVO-COMPULSIVOS: La obsesión que se tiene de que va a chocar tiene como respuesta la compulsión de no manejar.

• (AMAXOFOBIA) SITUACIONAL: Se presenta sólo cuando el paciente debe conducir en situaciones específicas, como bajo la lluvia, de noche, en pendientes y con pasajeros como niños o personas mayores.

• (AMAXOFOBIA) DELIRANTE: Es la menos frecuente. El sujeto piensa que el coche puede tomar vida propia o que le quieren hacer algún daño y le pusieron una bomba.

Síntomas más comunes que se padecen

  • Ansiedad anticipatoria, días y horas antes de pensar que se va a conducir
  • Temblores
  • Palpitaciones
  • Malestar de estómago
  • Sudoración
  • Dolor de cabeza tensional
  • Taquicardias
  • Vértigos
  • Sudoración
  • Tensión y agotamiento muscular

Cómo combatimos el miedo a conducir en Autoescuela Guía

En nuestra autoescuela contamos con tres pilares fundamentales para brindar un tratamiento eficaz a la hora de vencer el miedo a conducir

  • Buena Información: Conocemos tu problema y le damos solución. Esta fobia es compartida por muchísimas personas. Tu problema tiene solución.
  • Una adecuada formación: le garantiza y proporciona seguridad y confianza.
  • Una fuerte Dosis de comprensión y paciencia: refuerzo de su autoestima.

Puntos importantes a la hora de tratar con nuestros alumnos

  • Nunca enfrentar a una persona al miedo sin más, no de golpe, se debe hacer gradualmente
  • Transmitir confianza al alumno
  • Hacer una aproximación sucesiva al problema
  • Planificar la formación del alumno, aproximándolo poco a poco
  • La mayoría de las amaxofobias son situacionales ( lluvia, noche, pendientes, autopistas, pasajeros, niños, ancianos, etc)
  • Si es una sola fobia específica se supera más fácil
  • Otro método que empleamos es llevar andando al alumno al sitio ( intersección, calle estrecha, etc )
  • Trabajar la respiración, lo primero que se altera es la respiración
  • Si podemos modificar nuestro sistema respiratorio respirar hondo es lo mejor
  • Conseguir un equilibro en la respiración y la mente, llevarle a pensar en otra cosa
  • Hacer respiración abdominal
  • Técnicas de relajación es otra herramienta de autocontrol, hay muchas, cualquiera es válida, pueden durar entre 12 y 15 minutos aproximadamente
  • Mirar a lo lejos, la mirada es muy importante a la hora de la conducción
  • No tener pensamientos rígidos a la hora de conducir puesto que el tráfico y las condiciones son siempre cambiantes
  • Buscar el foco del problema

Debemos poner de nuestra parte para superar el miedo

  • Estar decidido a superarla
  • No desilusionarse si los resultados tardan en aparecer, debes tener paciencia
  • Ponerse metas claras y posibles ¿Hasta dónde quiero llegar?
  • ¿Cuándo comenzamos? Fijarse un día para comenzar, no dejarlo para mañana
  • Utilizar refuerzos positivos. Es muy importante por parte del profesor reforzar las acciones positivas, que no baje su autoestima. Normalmente las mujeres necesitan más refuerzos de autoestima

Pasos que seguimos para un tratamiento completo

Realizamos un diagnóstico previo: recabamos toda la información posible sobre el problema, informes médicos, encuesta, entrevistas.

Implicamos a la persona en el proceso:

  • Importancia de su actitud
  • Marcar metas claras, objetivos alcanzables
  • Le explicamos cómo se va a realizar el aprendizaje, somos un conjunto (alumno-profesor)
  • Explicamos cómo le vamos a ayudar, en qué consiste el papel del profesor
  • Creamos un clima de apoyo y aceptación mutua
  • Realizamos un calendario de clases y explicamos de qué va a ir cada clase

Desensibilización sistemática: analizando las situaciones o estímulos temidos antes de enfrentarse a ellos.

Tratamiento cognitivo y de exposición:

  • Con vehículo de doble mando, después vehículo propio, paso a paso
  • Superando situaciones, reduciendo la ansiedad
  • Quitar malos hábitos, lo primero es quitar malos hábitos (embrague, velocidad, intersecciones, superar rampas, incorporaciones, etc) para ganar seguridad

Objetivo Final: conducción autónoma.

Etapas de las clases prácticas

  • Primero un coche de doble mando
  • Segundo con su vehículo propio
  • Seguimiento de detrás: visualizar al profesor por el espejo
    • el profesor va detrás con su coche
    • el profesor va delante con su coche

En todas las clases creamos un ambiente agradable y cómodo para el alumno. Trabajamos la autoestima, pensamientos positivos y evitar los negativos, transmitimos seguridad y confianza al alumno manteniendo siempre la calma. Utilizamos técnicas de relajación progresiva y respiración diafragmática (es súper importante la respiración porque así no piensas en otra cosa, nos centramos en respirar, inhalar por la nariz y exhalar por la boca). Incentivamos al alumno con objetivos alcanzables y motivacionales, clases adaptadas a sus intereses.

Conclusiones

El objetivo de esta guía es facilitar la compresión del trastorno de ansiedad que denominamos amaxofobia y proporcionar estrategias para superarlo. Si sigue nuestros consejos podrá ir reduciendo su miedo poco a poco.

  • Como dato positivo el 90-95% de los casos de quienes sufren amaxofobia la llegan a superar.
  • Entre 30 y 40 años mayor proporción de fobia.
  • Uno de cada 5 conductores tiene ansiedad y angustia al volante.
  • 14 millones de españoles tienen amaxofobia.
  • El 38% de las mujeres la padecen.
  • En términos generales afecta más a las mujeres de 30 a 40 años se acomodan más en el coche y dicen toma, llévalo tú.
  • Los hombres también tienen miedo y no lo reconocen.

Perfiles que Tienden a padecer la enfermedad

  • las mujeres son más sensibles a padecer la enfermedad por diferencias hormonales
  • las mujeres son mas susceptibles, más vulnerables, piensan que no lo han hecho bien
  • se da más en mujeres alrededor de los 40 años que en hombres
  • en hombres relacionado con la pérdida de capacidades (60 años)

Las causas más comunes de esta enfermedad son:

  • aparición de ataques de pánico, muchas personas llevan tiempo conduciendo y de repente empiezan a experimentar síntomas de pánico sin ninguna razón
  • La deficiente preparación de los conductores, esto lleva a que con el paso del tiempo las personas dejan de conducir por sentirse indecisas con lo que hacen.

La amaxofobia se puede superar con el tratamiento adecuado, la mayoría de las personas que intentan superarlo optan por volver a la autoescuela, pedir ayuda a familiares o acuden a un psicólogo para que trate su fobia, pero para darle solución el problema se debe abordar desde vvarios frentes y en varias etapas.

Cuestionario de Amaxofobia

¿Cada día te cuesta más conducir o ni siquiera puedes pensar en poder llegar a utilizar el vehículo con normalidad?

¿ Cuando necesitas el coche te agobias y no puedes dejar de pensar en ello ?

¿ A menudo acabas por cambiar de planes que requieren utilizar el vehículo con tal de no pasarlo mal ?

¿Una vez estás al volante te calmas?

¿Circulas con la sensación de que te acosan el resto de los conductores con los que te cruzas?

¿ Únicamente pasas miedo en alguna circunstancia muy concreta, relacionada con el clima, la noche …etc ?

¿ Conoces a otras personas que también tienen miedo en esas situaciones ?

¿ A veces paras y consigues calmarte, continuando conduciendo después ?

¿ Circulas con mucha prudencia, pero consigues ir a la velocidad de los demás ?

¿ Tienes la sensación de que eres un estorbo para el resto de los conductores ?

¿ Pone cualquier excusa para no reconocer a los demás tu miedo a conducir ?

¿ Piensas que puedes poner en peligro la vida de los demás ?

¿ Te dan más miedo algunas situaciones en la conducción. como curvas o las autopistas pero no todas las situaciones ?

¿ Supondría para tu una limitación importante no vencer este miedo ?

Deja un comentario

Cerrar menú
Cerrar panel